Wish you were here. Ojalá estuvieras.

Wish you were here. La generación de l@s niñ@s llave.

Según un estudio que hizo público la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles en 2009, 350.000 niños y niñas de 6 a 14 años pasaban las tardes de los días laborables solos en casa. Además, revelaron que más de 70.000 de esos chicos suelen cenar sin ninguno de los padres, casi un millón creen que sus progenitores están poco con ellos porque trabajan demasiado y 15.000 se encuentran en situación de incomunicación extrema.
“La difícil situación en el mercado laboral y la elevada competencia que existe han llevado a que cada vez más, nos fijemos metas más altas, lo que muchas veces se traduce en que ampliemos las jornadas de trabajo y, por consiguiente, reducir el tiempo que dedicamos a otras actividades de entretenimiento, con la familia o amigos”, afirman desde trabajando.com, web especializada en la búsqueda de empleo. Así, según una encuesta elaborada entre 2.200 personas, se desprendía que el 80 por ciento trabajaba 10 o más horas diarias.
NiñoLlave2
Son este tipo de jornadas laborales las que provocan que en nuestro país cada vez se dé más un fenómeno: el de los niños – llave. “Carecen de adultos que se ocupen de ellos desde la salida del colegio y disponen de llaves, desde muy temprana edad, para poder entrar en casa.

En algunos casos esa ausencia lleva otras responsabilidades asociadas: cuidar de los hermanos menores, hacerse la comida u ocuparse de todo solos por la mañana antes de salir de casa”, explican desde la Universidad de Padres.

Asimismo, han alertado de que el hecho de que los jóvenes realicen todas las comidas solos puede acarrear riesgos de caer en la anorexia.
No tienen nadie que controle si meriendan o hacen los deberes, pero tampoco nadie que les ayude ni a quien contar sus problemas o sus logros”, asegura la Psicología Familiar con el asesoramiento de Mar Sánchez Marchori, directora del Instituto Valenciano de Pedagogía Creativa.

El hecho lleva a que las pequeñas se acostumbren a estar solas, por lo que cuando están con los padres “no respetan las normas y cuando crecen es dificil poner limites”. Asímismo, desde la Universidad de Padres aseguran que si no se encuentra una alternativa para no dejar a los niños solos no hay que caer en el “sentimiento de culpa”.  “Si lo organizas de forma adecuada puede tener también consecuencias positivas para el desarrollo de tu hija. Se hará más responsable, tomará más conciencia de las necesidades de un hogar y valorará mucho todo el tiempo que le dediques al 100%”.

NiñoLlave

En este sentido, desde la institución facilitan una serie de consejos que te pueden ser muy útiles en estos casos:

– Valora detenidamente el centro al que va a acudir. Recuerda que no todos tienen los mismos horarios de clases ni servicios de apoyo.
– Haz el cambio progresivo. Déjale unas llaves previamente mientras tú estés aun con él en casa. Podrás poner a prueba si las olvida en casa, las pierde…
– Dales mayores cotas de responsabilidad progresiva en otros aspectos. Es primordial si quieres que se haga responsable, comprobar que puede serlo en sus autonomías básicas.
– Asegúrate de que sabe resolver problemas y enfrentarse a dificultades. Aunque estés tú permítele que solvente pequeñas dificultades del día a día.
– Se realista respecto a sus capacidades tanto físicas como psicológicas: ¿hace falta fuerza para abrir la puerta? ¿Puede ocuparse realmente de sus hermanas? ¿Comprende y prevé los riesgos de sus acciones?
– Busca una persona cercana que pueda acudir rápido si sucediera algo.
– Ayúdales a organizar el tiempo: deberes, ocio, tecnologías…
– Marca junto con ellas unas normas y pautas básicas de conducta y ponlas por escrito en un lugar visible y accesible durante todo el día.
– Planifica como van a ser las comidas, el uso del dinero de emergencia, etc.
– Aprovecha el tiempo que pases con ella al llegar a casa para hablar y fomentar una comunicación fluida. ¿Cómo le ha ido?, ¿qué problemas le han surgido?, ¿ha tenido miedo? ¿se siente sola? Es importante conocer sus sentimientos y sensaciones y darle la oportunidad de expresarlos.
– No olvides que tu responsabilidad educativa sigue estando ahí. Aunque no les veas mucho define los límites y exígele en la medida de sus posibilidades.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s